jueves, 16 de enero de 2014

El bueno de Gelman.


Ahora entiendo esta llovizna mansa que cae sobre la sierra de Madrid.
Ahora entiendo este silencio de pájaros cansados.
Se nos murió el tío Juan.
El bueno de Gelman.
Y ahora, el almita se inunda de planetas del Sur y los ojos, se nos llenan de niños con olor a mandarina.
Allá andarás ahora, viejo y querido Juan, abrazando a los 30.000 Compañeros y Compañeras que un día fueron vida y hoy se refugian en tu palabra.
Como lo seguiremos haciendo nosotros.
Gracias por todo Compañero, que es otra forma de decir Juan Gelman.
O mejor dicho... el bueno de Juan.
Vos no te moriste Juan.
Lo que pasa, es que te crecieron alas y volaste.
Y yo, te hago adiós con la manito.

G.T.
15/01/2014
(en un lugar perdido de la sierra de Madrid)



No hay comentarios: